WOLFSBURG (ALEMANIA), 26 (EUROPA PERSS)

La marca Volkswagen contabilizó un beneficio operativo (antes de impuestos) de 2.286 millones de euros, lo que supone un incremento del 7,4% en comparación con el mismo periodo del ejercicio precedente, según datos publicados por la compañía.

El fabricante alemán consiguió aumentar sus ingresos y su beneficio operativo en la primera mitad del año pese a registrar una “leve caída” en sus matriculaciones, con casi tres millones de vehículos comercializados en todo el mundo, un 3,9% menos.

“En un entorno de mercado difícil, la marca Volkswagen se desarrolló de manera muy satisfactoria en la primera mitad del año. Pudimos registrar mejoras en las ganancias operativas y en el rendimiento de las ventas”, señaló el responsable de Finanzas de la empresa, Arno Antlitz.

Antlitz subrayó que los resultados de Volkswagen se han visto respaldados por la ofensiva continuada de producto de la marca y la optimización de los costes fijos, entre otros factores. “Tenemos la intención de utilizar este impulso positivo para asegurar nuestro retorno sobre las ventas. Reforzaremos aún más nuestra posición competitiva a través de inversiones específicas en movilidad eléctrica y digitalización”, añadió.

La compañía alemana contabilizó unos ingresos de 44.146 millones de euros desde enero, lo que se traduce en una subida del 3,4% respecto al primer semestre de 2018, mientras que obtuvo un margen operativo sobre las ventas del 5,2%, 0,2 puntos porcentuales más.

De cara al cierre del año, Volkswagen prevé que el margen operativo sobre las ventas se sitúe entre un 4% y un 5% y aumentar sus ingresos hasta un 5%. Además, no espera que la segunda etapa del ciclo WLTP tenga un impacto “significativo” en el resultado del año fiscal.

Desde el 1 de septiembre de 2018, todos los coches de nueva homologación debían superar el WLTP y, a partir de septiembre de este año, todos los coches nuevos, con independencia de cuando fueran fabricados u homologados, deberán haber superado el WLTP para poder venderse.