La compañía automovilística Ford invertirá más de 1.450 millones de dólares (casi 1.300 millones de euros) y creará 3.000 nuevos empleos en sus dos plantas situadas en el sureste del estado de Michigan (EE.UU.) para “fortalecer su liderazgo” en ‘pick-ups’ y todocaminos y apoyar la expansión de la compañía en vehículos eléctricos y autónomos.

Tal como ha informado la marca en un comunicado, Ford destinará 750 millones de dólares (más de 670 millones de euros) para instalar nuevos equipos para la producción del Ford Bronco y del Ford Ranger y la creación de otro edificio en sus instalaciones de Wayne, donde contratará a 2.700 personas en los próximos tres años.

De esta manera, la firma prevé que se ensamblen los primeros vehículos autónomos a partir de 2021, convirtiéndose su planta de Wayne en el primer centro de este tipo para Ford.