La industria española del automóvil –que incluye fabricantes de automóviles, motocicletas y de componentes– cerró los primeros siete meses del año con un superávit comercial de 2.436 millones de euros, lo que supone una caída del 21,3% en comparación con el mismo período del año anterior.

Según datos del Informe Mensual de Comercio Exterior recogidos por Europa Press, las exportaciones del sector automovilístico nacional experimentaron un retroceso del 4,3% entre enero y julio de este año, hasta 27.123 millones de euros.

En el capítulo de las importaciones, el valor de los automóviles, motocicletas y componentes importados hasta julio año se situó en 24.686 millones de euros, un 2,2% de retroceso en comparación con el mismo período del año previo.

Los fabricantes de automóviles y motocicletas finalizaron los siete primeros meses de 2019 con un superávit comercial de 6.818 millones de euros, lo que representa una disminución del 11,1% respecto al ejercicio previo, mientras que la industria auxiliar se anotó un déficit comercial de 4.382 millones de euros, un 4,1% menos.

En julio, la automoción española contabilizó un superávit comercial de 498,5 millones de euros, lo que se traduce en una progresión del 68,8% en comparación con los datos de dicho mes del año precedente.