Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (Aniacam) ha calificado de “preocupante” la caída de las matriculaciones de turismos y todoterrenos (-7,6%) experimentada durante el pasado mes de enero en el mercado español.

En un comunicado, la organización explicó que una de las razones de este retroceso corresponde a los adelantos de las ventas en los últimos meses finales del año por la entrada en vigor de la nueva normativa europea de emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Aniacam afirmó que las marcas, para tratar de llegar al máximo de 95 gramos de CO2 por kilómetro, intentaron vender y matricular antes de final de año aquellas unidades más emisoras, para comenzar el ejercicio con un ‘mix’ de producción con menos emisiones de CO2.

Asimismo, destacó que a esta caída de ventas también contribuyó la inseguridad en la elección de compra ante las manifestaciones en contra del diésel. Por ello, solicitó una declaración de “alguien con autoridad” sobre que este combustible “es una opción de compra apoyada por el Gobierno para un futuro próximo de cinco a diez años”.

“Una acción así haría, sin duda, rejuvenecer el parque, y con ello contribuir a eliminar, por un lado una gran cantidad de gases contaminantes de los automóviles viejos e incluso a disminuir de forma muy importante los gases de efecto invernadero”, finalizaron desde la asociación.