El fabricante alemán de neumáticos y de tecnología para vehículos Continental obtuvo un resultado neto negativo en 2019 de 1.225 millones de euros, en comparación con las ganancias de 2.897 millones de euros 2018, debido a las amortizaciones no monetarias que realizó la compañía por un importe de 2.500 millones de euros.

Según datos de la firma alemana, Continental aumentó ligeramente (+0,1%) sus ventas el año pasado, cuando facturó 44.500 millones de euros, en comparación con los 44.400 millones que ingresó en el ejercicio anterior.

El beneficio antes bruto de explotación (Ebitda) de la empresa teutona se situó en 4.977 millones de euros al cierre del año pasado, un 20% menos, mientras que el resultado operativo de la empresa fue negativo por 268 millones de euros, frente a las ganancias de 4.027 millones de euros del año previo.

“El año pasado, toda la industria automovilística sufrió una clara recesión. En términos operativos, obtuvimos un rendimiento respetable en general, pero finalmente el resultado de 2019, particularmente en el negocio automovilístico, no fue satisfactorio”, ha lamentado el presidente del consejo de administración de Continental, Elmar Degenhart.

A pesar de las condiciones difíciles y el alto gasto de capital, Continental logró un flujo de caja libre antes de las adquisiciones y los efectos de transformar la división Motores en una entidad independiente de 1.300 millones de euros.

De cara a este año, Continental no espera una recuperación del entorno económico, por lo que la compañía prevé que la producción mundial de vehículos disminuya por tercer ejercicio consecutivo entre un 2% y un 5%.

“Además de la disminución de la producción, la industria automovilística interconectada a nivel mundial se verá afectada por las turbulencias derivadas del brote de coronavirus, los conflictos comerciales que siguen sin resolverse, las regulaciones de emisiones drásticas más estrictas en Europa y la rápida digitalización de los procesos y productos comerciales”, ha destacado el director financiero de la empresa, Wolfgang Schäfer.

Por todo ello, Continental espera facturar entre 42.500 y 44.500 millones de euros este año, con un margen operativo de entre el 5,5% y el 6,5%. “2020 será un año de transición en nuestra transformación estructural. Nuestro programa estructural y nuestra nueva estructura organizativa traerán un progreso significativo a medio plazo”, ha señalado Degenhart.